ASVIFAR EN JUEGO

Bilbao 30 de octubre de 2009

CRONICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA II

 

 

 

 

La verdad es que, llegados a este punto, el hablar sobre la batalla que

se libró el pasado viernes en tierras vizcaínas no deja de ser un plato de

mal gusto para las huestes alavesas que, una vez más, mordieron el

polvo de forma si cabe esta vez más sangrienta y cruel.

 

Nuestros amigos y rivales alaveses sufrieron una derrota abultada en el

campo de batalla que bien pudo ser debido al jet lag, a la falta de

alguno de sus hombres como Borja o mujeres como Joana…

 

El resultado fue lo de menos en una tarde aciaga de los alaveses que

no encontraban el camino para destruirnos, mientras que nosotros los

vizcaínos derribábamos fortalezas enemigas una y otra vez sin apenas

oposición. Primero fue Iñaki (Mago del Astenolit) el que aprovecho un

buen disparo de Unai (Legionario del Reino de Esenluc) para meter la

pierna y desviar el tiro llegando a impactar en el enemigo. Después de

este primer acierto fueron llegando uno tras otro diferentes ocasiones

para todos y cada uno de los componentes de las tropas naranjas… La

labor defensiva también fue destacable con el trabajo de Andres (vaya

zapatillas guapas….) y Germán (Torre de Dentaid), asi como de Aitor

(Guardián de la Puerta Mayor) que las pocas ocsaiones que tuvo de

lucirse lo hizo de forma plausible. Iñaki (Mago del Astenolit), en su nueva

labor de "conductor" del equipo tuvo una destacada actuación. Los

hombres más adelantados tuvieron un día para disfrutar. Tanto el

referido Unai, como Iñaki (Rayo de San Adrian), como Juantxu (Señor de

Zorrozgoiti) y Alfonso (Caballero de la tierra de Berango) pudieron

derribar fortificaciones enemigas en alguna ocasión.

 

Por parte alavesa, los únicos que tuvieron acierto en sus disparos fueron

Iban y Dani.

 

Nuevamente el grial del triunfo se queda en Bizkaia por otros 6 meses, al

menos. Como siempre las tropas alavesas prometen reforzarse para

ponernos en aprietos dentro de medio año en Vitoria… ya veremos.

 

Después de la batalla y después de algunos roces sin importancia,

fuimos a limar asperezas a una conocida sidrería donde entre txotx y

txotx pasamos un rato estupendo. Seguro que dentro de 6 meses la

historia se repite…